Quiero escribir el poema de la eterna estudiante,
utilizar los recursos conocidos por todos pero
darles mi propio tinte, volver atrás sobre mis notas
y reescribir mis apuntes al infinito, hasta que se destilen
en finas elucubraciones y esclarecimientos.
Antes creía poder decir todo con muy pocas palabras,
ahora siento que ni con todas a mi disposición
podría hacer algo.
Confiás en la academia hasta que quedás muda
mientras el porvenir se disputa en las calles,
se tararea mentalmente.
La eterna estudiante
no tiene paz,
quedó tildada en cierta idea,
lo que ella llama
una percepción inaugural.

me causa gracia que hables
de eternidad
¿cómo se busca
lo que se desconoce?

Te puede interesar:

Cinco días en Colón

Sin un plan pero con libreta y cigarrillos la protagonista de esta historia –editada por Iván Rosado– parte por cinco días a Colón

 

Solo después de varios años
sin esperarlo ni desearlo
descubrí mi verdadera condición.
Supe que no se cura,
se trata.
Escucho la frase
superficie corporal
comprometida.
Soy autoinmune.
Cómo no lo vi antes.
Mis células tienen
su propia ansiedad
y se inmolan en la superficie
justo donde mi afección
golpea al mundo.
Entre aprender a estar
y aprender que no se puede estar
en todas, ahí atascada
quedé.

Yo fui vieja de joven porque fui rencorosa.
Juventud no es el tiempo.
Ahora soy más joven que
cuando era más joven.
Puede confundirse con credulidad
pero sé a qué me refiero:
una chica de brazos tensos
escozor desconfianza
su propia aguafiestas.
Más adelante en la vida
no sé qué sentiré.
Pero sé que juventud no es el tiempo
o más raro aún: más joven sos
cuanto más te escuchás a vos mismx
y eso solo sucede
en el tiempo
con el tiempo
entonces no podemos más que rejuvenecer.

 

cuando te odié por haber tenido una vida antes
y escribí lo que intuía de tu pasado
con birome en la pared
comenzó el ciclo del disgusto
ninguna capa de pintura terminaba de cubrir
la inscripción de mi berrinche de alguien
que no puede simplemente
tomar algo de amor
sino que necesita tenerlo todo
y de una vez
o no podrá sentirlo
y no podrá sentirlo
nada es todo y de una vez
hablar:
escapar
de un absoluto
para hacerte guarida
en algún otro

 

dice mi cuaderno:

PASAR COMO SI NADA
ya no me emocionan
las frases afectadas
re que sí

ahora que despejé mi mente
de esa pelea
inventada para sufrir
podría dedicarme a algo que suene
más esencial
hacia dónde vamos
qué es lo que dejamos atrás
qué chata me hizo estudiar
todo es verdad
o consecuencia
mejor caer
en mi esquema usual:
empezar a hacer mucho daño
ahora que todo
ya está un poquito mal
es que la ingenuidad
y el ingenio
se mezclaron y
formaron en mí
una única capacidad

instruirse
bajo la guía de los puntos
ciegos del pensamiento

 

podría explicarse  así

tuvimos que proteger nuestro amor

de nosotrxs mismxs

qué chiste más triste
recluir algo
creyendo que
podrás conservarlo

dejar

un sentimiento
en cautiverio

siendo la misma especie
su propio predador

Venía re mambo pacto suicida.
Vos no estás y no dejé de ser hermosa.
El fin de un amor no tiene por qué ser el fin de la belleza.

Cámara de Diputados de Santa Fe
Sobre el autor:

Acerca de Julia Enriquez

Nació en Rosario en 1991. Es traductora en inglés. Cursa la carrera de Filosofía en la Universidad Nacional de Rosario. Publicó Futuro brutal (Un ninja sin capucha es un poeta, La Plata, 2011), Nuevas pesadillas (Ivan Rosado, Rosario, 2012) y Ambulancia improvisada (EMR, Rosario, 2014). Poemas suyos forman parte de la antología 30.30, poesía argentina del siglo XXI (ES, EMR y CCPE/AECID, Rosario, […]

Ver más