Le preguntamos a Irina Cagnin que canción se robaría y eligió “Firme Corazón” de Juani Favre.

Recibida la propuesta de tener la oportunidad de robarme una canción, me tomé un día y medio para meditarlo, no es tarea fácil como compositora atreverme a decir: “Esta canción me identifica tanto que me la robo”. Pero bueno, sí Juani, te robo un ratito “Firme Corazón”.

Video oficial de "Firme Corazón"


Te puede interesar:

“Sudeste”, de Mariano Conti

Juani Favre elige una canción que le gustaría apropiarse.

A Juani lo conocí en el colectivo de Planeta X cuando era adolescente. Era el comienzo del año 2000. Con amigas veníamos desde la zona sur y nos partía la cabeza la música que se escuchaba en ese lugar, cómo se bailaba y principalmente la mezcla del arte con un posicionamiento político de lo colectivo y lo horizontal. Entre esos sonidos de tecno y rock progresivo, Juani me parecía la vanguardia de la vanguardia cuando agarraba su guitarra y tocaba en formato acústico sus canciones. Desde ese momento en adelante creo que fui siguiendo todos sus discos, sus grupos, sus mutaciones. Me parece un artista muy versátil y abierto mientras que, a la vez, sostiene una base fuerte que marca su impronta, su estilo particular.

Hace seis años estaba por salir a un viaje por Sudamérica y nos cruzamos unos días antes por la calle. Ahí aproveché para preguntarle sobre algunos lugares del Amazonas porque sabía que había recorrido y le consulté por lxs maestrxs que allí te enseñan sobre las medicinas ancestrales. Un tiempo después de volver a Rosario escuché la canción que salía en su nuevo disco La Flor Salvaje (2015) y me pareció que reflejaba exactamente lo que estaba sintiendo después de un largo camino recorrido.

Creo que es un posicionamiento hacia la vida, una declaración, un tratado de amor. Cada palabra de la canción tiene una razón de ser, está puesta por algo que proclama una idea y una sensación. Es la unión entre el sentir y el pensar, entonces es una entrega, un todo completo donde el artista se ofrece como canal. Las medicinas indígenas utilizan la música para sanar y sacar afuera los dolores, y a eso le llaman Icaros. Esta canción es un Icaro. Es una melodía que llega al corazón para cobijarlo, reconfortarlo, cuidarlo y darle cariño. Expresa un amor universal, entonces quien escucha se siente reflejadx en algún punto profundo de su vida. Y para culminar mi adoración por esta canción, elige arreglarlo con trompetas, e invita a Franco Santángelo, un trompetista de la ciudad que me gusta mucho y me ha influenciado.

Cámara de Diputados de Santa Fe
Sobre el autor:

Acerca de Irina Cagnin

Irina Cagnin Okon (Rosario, 1984) es cantautora, trompetista, guitarrista, antropóloga social, viajera y aficionada a las plantas. Comenzó su carrera musical en 1999 tocando blues y punk rock en la plaza Las Heras junto a los amigos del barrio. Estudió en la escuela municipal Juan Bautista Massa y e hizo la licenciatura en trompeta en […]

Ver más