El aislamiento social obligatorio reconfiguró en menos de 15 días varios de los hábitos de consumo y, acaso también, los de producción cultural. La ciudad de Rosario, que se destaca habitualmente por su enorme cantidad de espectáculos al aire libre, propuestas al costado del río, museos abiertos, vida nocturna con recitales, fiestas y obras teatrales, desde hace más de una semana quedó detenida, en pausa. Gran parte de esa vida artística que antes tenía a centros culturales, librerías, bares como epicentro se mudó a cada casa. El  sillón del living y en muchos casos al balcón, son los escenarios donde por estos días todo sucede.

Esa idea del cuidado individual para que tenga efecto en el colectivo, que es el alma del aislamiento social para prevenir la propagación del virus, se hizo carne en algunas propuestas culturales y autogestivas. Lejos de las imposiciones que abundan en las redes sociales sobre qué hacer en el hogar durante la cuarentena (cómo ordenar el placard, cómo cocinar sano, cómo producir más y mejor, y sobre todo, cómo disfrutar: más como mandato de felicidad que como el goce de la pausa), las estrategias que surgieron en la escena virtual rosarina para este tiempo en casa hacen  eje en generar comunidad de ideas y afectos.

Te puede interesar:

Bitácora de la intimidad, palabras del aislamiento

El volumen reúne 38 voces autorales de Rosario, que avanzan sobre la intimidad como si fuera un nuevo tiempo en medio de la pandemia

Además de las políticas públicas culturales de la Municipalidad de Rosario y el Gobierno de Santa Fe nacidas en la emergencia, en esta nota un periodista, una poeta, un librero y una editora cuentan sus experiencias, no sin abrir preguntas y sentar posicionamiento acerca de este particular clima de época.

¿Cambiará la pandemia el modo en que hacemos y escuchamos radio? ¿Una poesía puede ser un salvavidas en este tiempo? ¿Cuál es la diferencia entre poner en circulación contenidos en vez de liberarlos como quién da una limosna para ganarse un pedazo de cielo? ¿Adónde va un librero que se ve obligado a bajar las persianas de su local hasta quién sabe cuándo?

Pablo Zini / Falso Vivo / Radio Universidad de Rosario

La emergencia sanitaria hizo que por estos días no sólo cambiara la manera de escuchar radio sino también la de producirla. Y fueron muchos los que tuvieron que revisar las posibilidades que tenían a mano para seguir haciendo radio no exclusivamente de forma presencial. En el programa Falso Vivo, que se emite de lunes a viernes por  Radio Universidad de Rosario, son cuatro personas al aire más los columnistas que van al piso. Cómo se redujo el número a dos, producto de la pandemia, los demás empezaron a salir por teléfono. Y como la recepción de la audiencia fue buena –les mandaron mensajes agradeciendo que no habían salido del aire– decidieron seguir durante el feriado. Combinando el House party con el Instagram del programa transmitieron por ahí y hasta mintieron con algunas entrevistas aprovechando esa tecnología. Y ahora, ya en el estudio de la radio, siguen usando la aplicación para hacer algunos pisos en los que algunos están al aire desde el estudio y los otros desde sus casas.

“Me parece que hay una necesidad de comunicación en estos tiempos y más allá de la información que abunda a toda hora, de algunas propuestas que por un rato aunque sea te conecten con otra cosa, aunque sea alguien hablando de un libro o un disco”, dice Zini y cuenta: “También el tener tiempo en mi caso me permitió retomar Larga Distancia, un podcast que empezamos con Flor Coll en 2018, ella desde Barcelona y yo desde acá y con algunos invitados. En este caso, la sumamos a Lucia Fernández Cívico desde su casa en Rosario e hicimos un primer especial de cuarentena, que grabamos el sábado y publicamos el domingo. Para el programa usamos una llamada de Facebook entre los tres y cada une se grabó mientras tanto en su casa. Después las chicas me mandaron los audios y me puse a editarlos”.

El último se grabó el sábado y subirá a la nube este martes, en este caso el invitado a sumarse fue el periodista Federico Fritschi.

Cómo reflexión agregó un pensamiento: “Esto nos hizo descubrir también que hay un montón de tecnología ya desarrollada a la que quizás no le estábamos prestando tanta atención (una llamada entre tres amigues, dos en Rosario y una en Barcelona es algo que podemos hacer hace rato pero que no lo hacemos tanto, porque quizás usábamos el tiempo en otra cosa y eso está muy bien) y este estado de emergencia nos está haciendo descubrir también que podemos seguir produciendo de otras maneras que antes no habíamos imaginado. Y probablemente cambie las formas en que encaremos la producción a futuro o quizás no, cuando pase el susto vamos a volver a hacer lo mismo que antes”.

 

Dahiana Belfiori – Poeta / Escritora 

Desde que comenzó el aislamiento Dahiana Belfiori se graba leyendo un poema por día en distintos espacios de su casa, aunque preferentemente lo hace desde el patio de un PH en pleno centro de Rosario y los comparte en su perfil de Facebook.  Los talleres de lectura y escritura que coordina bajo el nombre “Abrir la casa” tuvieron que seguir andando en la virtualidad a puerta cerrada porque ese es el trabajo que le garantiza un ingreso más o menos fijo. “Tuve que mudar una disposición del cuerpo a otra para hacer presencia en la virtualidad”, dice.

De este momento ella piensa y se pregunta: “¿Qué afueras hay en este adentro? ¿Qué afueras existen dentro de casa? ¿Tengo casa? Supongo que algo de lo que hago cada día de mi vida junto a otros cuerpos alrededor de la mesa del living de mi casa quiso ser compartido en las redes: leerles, leernos, leer con otres y para otres. Leer literatura que es uno de esos afueras que se nos adentran y nos hacen compañía. No fue pensado, simplemente me dije ¿por qué no? Y al hacerlo algunas amigas, amigues y amigos me invitaron a seguir. Y sigo. Un poema por día. Un poema que haya sido hogar para mí en otros tiempos. Un poema para seguir viviendo. Para mantenerme ‘con esta boca, en este mundo’ aunque no sepamos muy bien qué mundo es este”.

Ana Wandzik / Iván Rosado

“Damos por inaugurado el blog Iván Rosado, donde iremos compartiendo dibujos, fotos, cartas, poemas, cuentos, prólogos, notas, sueños y más cosas. Hoy: dos dibujos de Mariette Lydis; un cuento de Francisco Garamona; un artículo de Pettoruti sobre Augusto Schiavoni; un cuento de Melina Torres; una pintura y un poema de Marcelo Alzetta; un poema de Beatriz Vignoli; una crónica de JK-Huysmans traducida por Claudio Marcelo Iglesias; una historieta de Gloria y Silvia Lenardón; una carta de @Agustín González; un poema de Claudia del Río; una carta de Yente a Ernesto B. Rodríguez. ¡Hasta la próxima actualización!”, escribieron los impulsores de la Editorial Iván Rosado en su perfil de la red social de Zuckerberg el 19 de marzo.

“Veníamos ya pensando en crear un espacio virtual para ir compartiendo de forma mezclada, no lineal ni cronológica diversos contenidos de los libros publicados de 2012 para acá. Siendo ya casi 100 títulos publicados, el capital artístico e itelectual del catálogo ya es bastante grande, por eso nos propusimos este espacio como para revisar, volver sobre lo editado, releer. No se trata de liberar contenidos porque consideramos que ya son libres, los libros que hacemos son como un móvil que circula por un tiempo con la obra de alguien con quien trabajamos encima, pero los contenidos son de ellxs. Creemos que ir compartiendo piezas de manera intermitente puede ofrecer un acercamiento distinto a títulos que pueden tanto ser novedades o haber sido publicados hace años, darle cierta rotación, una refrescada. Estamos haciendo actualizaciones cada dos o tres días y tenemos varias más programadas. Esto lo veníamos armando antes de este lío de la cuarentena de estar todes adentro con la promesa o ilusión de tener tiempo para leer más que nunca, en todo caso fue una feliz casualidad porque si sirve a fines prácticos de que los días pasen un poco más amenamente es genial. Se comparten diversidad de textos como poemas, cuentos, prólogos y fragmentos de novelas; dibujos y pinturas; canciones; notas y más”, cuenta Ana Wandzik.

Entre el material que ya fueron subiendo y lo que tienen preparado para estos días, están Mele Bruniard, Alejandra Benz, Virginia Negri, de Claudia del Río, Delfo Locatelli, Melina Torres, Francisco y Elvio Gandolfo, Osvaldo Aguirre, Agustín González, Julia Enriquez, Daiana Henderson, Irina Garbatzky, Fede Leites, Nancy Rojas, Luis Ouvrard, Beatriz Vallejos, Leónidas Gambartes, Beatriz Vignoli, Pauline Fondevila, Gloria y Silvia Lenardón, Aníbal Brizuela, Augusto Schiavoni, Francisco Bitar, Diego de Aduriz, Juan Grela, Daniel García, Gilda Di Crosta, Santiago Venturini, Francisco Garamona, Alberto Giordano, María Guerrieri, Fernanda Laguna, Rosario Bléfari, Fernando Callero, Max Cachimba, Mariette Lydis, Germaine Derbecq, y muchos más.

Además del material seleccionado que proviene de los títulos editados, también se irán incorporando y compartiendo contenidos inéditos relacionados a próximas ediciones.

Germán Armando / Juguete Rabioso 

“A tres días de rebotar de la cama al living, todes juntes en casa, se hace evidente que hay que extremar las estrategias de escapalogía para obligarme a una tarea que me permita postergar el arreglo de las bicis, impermeabilizar la terraza, o encarar esa verdadera piedra de Sísifo hogareña que es el depósito del inodoro; pero también, para despuntar el vicio, surgió «El Heraldo de la Peste», un espacio para seguir compartiendo el amor por los libros en tiempo de #quedateencasa. Diariamente vamos a compartir un libro que esperamos sea una buena excusa para seguir infestándonos mutuamente el bacilo de la «libropesía» –aislado ya por Quevedo– y toda la ralea de librofrenias, bibliomanías y bibliofilias que aqueja a la vasta comunidad de letraheridos. ¡Un abrazo a todes!”, escribió Germán Armando el 22 de marzo en un grupo cerrado de Facebook en el que reunió a clientes y amigues.

“La situación de la pandemia y del aislamiento es algo tan inédito y tanta la angustia que genera la incertidumbre sobre lo que viene, que en paralelo a las previsiones de rigor sobre la logística hogareña, el cuidado de los hijos y miembros vulnerables de familia; lo primero que me surgió, como reflejo para religarme con esa cotidianidad previa que se esfumaba, fue armar el Heraldo”, cuenta.

Su idea fue poder sostener una especie de conversación con los amigos de la librería durante el impasse impuesto por la cuarentena, de ahí la propuesta de compartir diariamente un libro o fragmento. Comenzó con «Viaje alrededor de mi cuarto» en obvia alusión al estado de reclusión; pero en lo sucesivo textos donde lo importante es que prevalezca el amor a los libros y la lectura (en ese sentido contamos con la generosidad de autores rosarinos de notable nivel, como (Sergio) Cueto, (Juan Bautista) Ritvo o (Alberto) Giordano, que nos han permitido que cada entrega sea realmente una especie de pequeño “acontecimiento”).

“Después, cada amigo del grupo se apropia del espacio a su manera y por supuesto se comparte material de lo más variado, pelis, videos, notas y todo que la sociabilidad de las redes posibilita”, dice.

 

Ante la pandemia, los gobiernos municipales y provinciales –que no hace más de tres meses iniciaron su gestión– también tuvieron que replantear las propuestas culturales para que pudieran disfrutarse puertas adentro:

 

Rosario en casa

La Municipalidad lanzó la campaña Rosario en Casa  para alentar el cumplir con el aislamiento social preventivo y obligatorio y achicar la curva de propagación del virus.

Entre las propuestas que el municipio permite disfrutar en casa están: Los cuentos cuentan (un ciclo de narradores orales de cuentos infantiles en articulación con MORONAO (Movimiento rosarino de narración oral) y Asociación Argentina de Actores Delegación Rosario, Cine en casa (un ciclo de Cine con el periodista y crítico Leandro Arteaga quien invita a conocer películas argentinas y rosarinas), además de algunas recetas de cocina, juegos interactivos y recomendaciones para el cuidado y acompañamiento de niñas y niños en este contexto sanitario.

Centro Audiovisual Rosario

La Cinemateca del Centro Audiovisual Rosario comparte un cortometraje por día para disfrutar en familia. La selección que incluye historias extraordinarias, de aventuras y humor, relatos sobre la amistad, la solidaridad, la cooperación y el respeto.

Editorial Municipal

La Editorial Municipal de Rosario (más conocida como EMR) puso a disposición de los lectores doce libros para leer en forma on line. Se trata de novelas cortas, poesía, historieta y ensayo, entre otros, que desde el 19 de marzo se pueden leer en su sitio web a través de la aplicación Issuu, donde los archivos pdf creados por diseñadores pueden desplegarse como una libreta.

Plataforma Lavardén

El espacio cultural que suspendió todas sus actividades en el edificio de Mendoza y Sarmiento también se volcó a sus perfiles en las redes sociales para seguir en actividad. En su canal de Instagram transmite un ciclo llamado  #PoesíaSantafesina donde poetas de la provincia recitan y leen su producción. Pasan por ahí Moli Luna, Anabel Martín, entre otras.

El Cine El Cairo 

En el marco del programa #LaSeguimosEnCasa de Ministerio de Cultura de Santa Fe, desde este finde Cine El Cairo se suma con un combo variado de propuestas cinematográficas para ver online desde su página web de manera gratuita y sin suscripciones.

La primera de ellas es el “Zoom Online: A través de tus ojos”. El ciclo Zoom que había propuesto El Cairo Cine Público para marzo y abril en su sala, se traslada  su a servicio de contenidos online para poder disfrutarlo desde tu casa cuando quieras. Se trata de cinco documentales que exponen diversas temáticas e inquietudes desde de la mirada de realizadoras de Iberoamérica, enmarcado en el mes de la mujer.

Los títulos son El silencio de otrosEspero tu (re)vueltaMétodo LivingstonTeatro de guerra y La internacional del fin del mundo y estarán cargados en la pagina web del Cine El Cairo en los próximos días.

Además, la propuesta se extiende a generar un encuentro con la obra de reconocidos realizadores santafesinos a través de la programación en su página web de sus films más destacados. El ciclo comienza con tres títulos del realizador independiente rosarino Claudio Perrin que pueden verse desde hoy en la cartelera online del Cine El Cairo. Estos son El Cuento (2019), Umbral (2017), y Bronce (2013) y sigue dos documentales del realizador Diego Fidalgo, también ya subidos. Pronto se sumarán Lucrecia Mastrángelo, Mario Piazza (quien a su vez liberó su documental Acha acha cucaracha: Cucaño ataca otra vez, 2017, para ver en la plataforma Vimeo) y otros realizadores.

Asimismo, un corpus de cine indie internacional formará parte de la oferta online del Cine Público. Se trata de cinco películas internacionales independientes nunca estrenadas en las salas de argentinas en Argentina. Estas son: Tangerine, una historia antinavideña dirigida por Sean Baker y filmada desde un iphone sobre; Sleeping Giant, drama canadiense del director Andrew Cividino; Just Jim, primera película del joven galés Craig Robert quien fuera el protagonista del clásico indie Submarine; Spring, un título de ciencia ficción de Justin Benson y Aaron Moorhead, y Alex of Venice, drama de Chris Messina.

Se puede acceder a todos estos contenidos desde el sitio de El Cairo (sí, clic en el vínculo).

Museos 

Los museos de la ciudad tuvieron que cerrar sus puertas en este contexto. Sin embargo, la presencia en las redes sociales y en la web institucional acerca propuestas para este aislamiento.

El Museo Castagnino+Macro invita a realizar una visita virtual a través de una aplicación que permite una experiencia tridimensional. Y el Museo Histórico Provincial acerca información a través de sus perfiles en las redes sociales como Facebook e Instagram. A través de distintos posteos bajo el nombre de “Historias para quedarte en casa” acerca a personajes como  Carlos Enrique Pellegrini y el monseñor, San Cristóbal, el santo auxiliador frente a la peste, (en consonancia con este tiempo), entre otras.

Distanciamiento
Sobre el autor:

Acerca de Virginia Giacosa

Periodista y Comunicadora Social

Nació en Rosario. Es Comunicadora Social por la Universidad Nacional de Rosario. Trabajó en el diario El Ciudadano, en el semanario Notiexpress y en el diario digital Rosario3.com. Colaboró en Cruz del Sur, Crítica de Santa Fe y el suplemento de cultura del diario La Capital. Los viernes co-conduce Juana en el Arco (de 20 a 21 en Radio Universidad 103.3). Como productora audiovisual trabajó en cine, televisión y en el ciclo Color Natal de Señal Santa Fe. Cree que todos deberíamos ser feministas. De lo que hace, dice que lo que mejor le sale es conectar a unas personas con otras.

Ver más