Los líderes del giro a la derecha firmaron con anticipación el epitafio del populismo latinoamericano. Luego llegó el 18 de octubre, cuando los estudiantes de secundaria saltaron el molinete del subte de Santiago de Chile en protesta por un aumento del 5 por ciento. La consiguiente represión brutal lanzó una de las mayores protestas sociales en la historia de Chile, que hizo añicos el gobierno neoliberal de Sebastián Piñera. Solo nueve días después, en Argentina, el conservador Mauricio Macri perdió su intento de reelección frente al candidato peronista Alberto Fernández. Macri había prometido que sus políticas de liberalización “terminarían con 70 años de peronismo”. De hecho, alentaron su notable regreso.

Estos eventos simultáneos tienen razones dinámicas independientes y nacionales, pero se reflejan mutuamente. Chile se evaporó como el ejemplo de una democracia sin conflicto que cautivó las mentes de liberales y conservadores. La ciudad en una colina que ofrece “profundas lecciones de moderación, cooperación e innovación”, como dijo el economista Jeffrey Sachs en 2010, demostró ser un enclave opresivo de militancia antisocial en una región energizada por la acción colectiva. “Chile importa”, como dijo Sachs, pero no de la forma en que pensaba.

Te puede interesar:

Beaterías juveniles y monsergas seniles

Chile: una relectura del rol de los jóvenes en la revuelta chilena. El establishment perdió el control de lo simbólico, de lo que es y puede ser el país. No perdió poder, sino autoridad.

Las elecciones en Argentina, por otro lado, no aplastaron tanto las esperanzas como confirmaron las lamentaciones de las maravillas anti-populistas sobre un país maldito por la política plebeya. La narración de un país arruinado por demasiado conflicto y demasiados almuerzos gratis siempre fue validada por una historia de subordinación y eficiencia. Los últimos cuatro años del gobierno conservador son lo que fueron: una experimentación con el individualismo y la cruel disciplina que dejó al país al borde del colapso.

No es la primera vez que esto sucede. A cada intento de desguazar los derechos y las políticas que extendieron la igualdad y la libertad a la gran mayoría de la sociedad argentina después de la Segunda Guerra Mundial, le siguió una renovada lealtad de los trabajadores y los pobres al movimiento que materializó esos ideales. El último avivamiento tiene poco que ver con el partido peronista o las burocracias que lo convirtieron en una máquina política eficiente. Más bien, refleja una visión arraigada en la vida social, que considera que partes importantes de la vida de las personas pertenecen a un entorno no comercializable: salud, educación, vivienda e incluso medios de vida básicos. En esencia, el credo peronista no es tan diferente de las creencias abrazadas hoy por los socialistas democráticos en los Estados Unidos. Para entender cómo llegamos a este momento, es necesario dar un paso atrás.

Las raíces del peronismo

El coronel Juan Perón era miembro del Grupo de Oficiales Unidos (GOU), un grupo de miembros nacionalistas y pro-Eje del ejército argentino que tomaron el poder en 1943, poniendo fin a 12 años de un régimen fraudulento conservador. Dentro del régimen, Perón se hizo cargo de una oficina modesta y poco financiada: el Departamento de Trabajo. En un contexto de rápida industrialización, Perón hizo cumplir las regulaciones laborales existentes y creó nuevos derechos. Dirigió a un grupo de abogados nacionalistas y católicos para diseñar un conjunto de beneficios y protecciones para los trabajadores a un ritmo sin precedentes, llevándolos a la sindicalización mientras cooptaba a la mayoría de sus líderes, que en gran parte provenían de la izquierda. En menos de dos años, las condiciones de los trabajadores mejoraron sustancialmente, los activistas laborales y los líderes sindicales disfrutaron de una fructífera relación con el gobierno y, en base a su asociación con el trabajo organizado, Perón acumuló suficiente poder para convertirse en secretario de guerra y vicepresidente.

Buscando desestabilizar la alianza entre Perón y los trabajadores, el gobierno lo despidió y lo envió a la cárcel en octubre de 1945. El 14 de octubre, desde la prisión, le escribió a su novia, Eva Duarte, diciéndole que llegaría a un acuerdo por su libertad si los dos se retiraban al campo. Sin embargo, tres días después, cientos de miles de trabajadores vinieron de los suburbios para manifestarse en el centro de Buenos Aires, exigiendo su liberación. La multitud temida se materializó. Se veían diferentes. Refrescaron sus pies cansados en las fuentes de inspiración francesa de la Plaza de Mayo. Esperaron. La determinación del gobierno disminuyó. A medianoche, Perón se dirigió a las masas desde el balcón de la casa de gobierno, el primer discurso de muchos. La carta a Eva con su promesa incumplida de una jubilación anticipada se encontró recién en 1955, cuando los militares que depusieron a Perón saquearon su habitación privada, después de una década en la que el peronismo reformó el país.

Perón ganó las elecciones en 1946 y comenzó un experimento exitoso en reforma social, comparable al New Deal en los Estados Unidos y los modelos socialdemócratas de la Europa de la posguerra (de hecho, Perón cerró su campaña ese año citando el segundo discurso inaugural de Franklin Delano Roosvelt). Los tribunales laborales recientemente creados resolvieron disputas en las plantas de las fábricas. Las mujeres votaron por primera vez a nivel nacional en 1952. Los jefes y activistas laborales se convirtieron en ministros, congresistas y embajadores. Para 1950, más del 80 por ciento de los trabajadores trabajaban bajo un sistema de negociación colectiva. La participación de los trabajadores en el ingreso nacional aumentó al 50 por ciento. La propiedad privada no fue disputada, pero, siguiendo el ejemplo de México, la nueva constitución consagró su función social sobre el beneficio privado individual. La ingesta calórica promedio de un trabajador argentino fue de alrededor de 3.000 calorías, solo superada por los Estados Unidos. Los proyectos masivos cambiaron la infraestructura del país. Las trabajadoras disfrutaron de licencia de maternidad, vacaciones pagas y hoteles sindicales gratuitos, atención médica y educación. Muchas de estas transformaciones aún existen en Argentina.

Estos cambios contribuyeron a una sensación cada vez mayor de que una gran parte de la vida social no era, ni debería ser, mercantilizada. Esta creencia estructuró una cosmovisión populista distintiva en América Latina. La intervención masiva del gobierno en la economía y, por un tiempo, los beneficios de un aumento repentino en los precios de los productos básicos, hicieron viable el experimento. Pero el núcleo gravitacional del peronismo era la noción de derechos sociales: la idea de que los grupos económicamente desfavorecidos tenían derecho a beneficios y protecciones específicas como clase, para que sus miembros pudieran lograr a través de sus organizaciones colectivas la misma influencia en la sociedad que otros habían forjado individualmente a través de su poder económico. Una revolución cultural que sacudió las jerarquías sociales, el peronismo fue sobre todo un intento de mejorar la posición de los trabajadores mientras se preservaban las formas de producción capitalistas.

La siguiente fase

Estas ambiciones reformistas, y no los trasfondos militaristas y anticomunistas de Perón, llamaron la atención de los líderes y activistas de la primavera democrática que se extendió por América Latina en el período de posguerra. En Cuba, un abogado de 21 años llamado Fidel Castro recibió fondos de diplomáticos laboristas peronistas para viajar en 1948 a Bogotá para protestar contra la 10ª Conferencia Panamericana. Castro encontró un terreno común con aquellos que intentaban una distribución justa de los frutos de la industrialización más allá de las escasas promesas del liberalismo. Desde Bogotá, le escribió a su padre que su relación con el peronismo era tan buena que iría a Argentina durante seis meses con una beca del gobierno. Seis días después, Bogotá se vio envuelta en llamas tras el asesinato del líder populista Jorge Eliécer Gaitán. Para Castro, las limitaciones de los proyectos meramente reformistas se hicieron evidentes de inmediato. Perdió interés en el peronismo y abrazó la confrontación directa como una forma de estimular el cambio social en Cuba.

Sin embargo, el péndulo latinoamericano oscila bruscamente, y las reformas leves a menudo van seguidas de contrarrevoluciones fuertes. Las élites regionales, hoy como siempre, parecen hacer poca distinción entre cambios moderados y el desarraigo de estructuras económicas enteras: ambas justifican esfuerzos violentos no solo para derrotar proyectos populistas y revolucionarios, sino para erradicar sus ideas y patrocinadores.

Para 1955, el peronismo había sobrevivido tres años de adversidad económica al tiempo que conservaba la mayoría de las ganancias de los trabajadores. El impulso autoritario de Perón, sin embargo, alienó a las clases medias y a la izquierda. El 16 de junio, aviones militares arrojaron unas 13 toneladas de bombas sobre la Plaza de Mayo durante la hora libre del almuerzo de un día laborable: mataron a más de 300 personas e hirieron a unas 800. Tres meses después, Perón fue derrocado por un golpe militar. Su expulsión, largamente deseada por los Estados Unidos, fue celebrada por los liberales y la izquierda en las calles.

Los grupos liberales y conservadores trabajaron rápidamente para desperonizar la Argentina de dos maneras concurrentes. Primero, pensaron en simplemente expulsar al peronismo de las mentes de las personas al prohibirlo de la política, una táctica similar a las políticas de desnazificación aplicadas por los aliados en Alemania. El otro era desmantelar los legados sociales del peronismo en la estructura social argentina: poder de los sindicatos, protecciones para los trabajadores y la clase media e intervención gubernamental en la economía. El país emprendió un camino lento pero constante hacia una distribución de la riqueza más desigual. La participación de los trabajadores en el PBI se desplomó y se mantiene entre 7 y 19 puntos por debajo de los “50/50” de fines de la década de 1940.

Por supuesto, el peronismo no abandonó la escena como esperaban los estrategas de la desnazificación. Después de 18 años de proscripción, Perón regresó a Argentina en 1973 y obtuvo más del 60 por ciento de los votos. Los votantes esperaban que los sindicatos fuertes reviertan la concentración económica y revivan una cultura nacional que colocaba a los trabajadores en su centro. Lo que sucedió fue trágicamente diferente: Perón y su esposa –después de la muerte del líder en 1974– toleraron y alentaron a los escuadrones de la muerte paramilitares de derecha que asesinaron a guerrilleros, izquierdistas y activistas peronistas y no peronistas. La crisis petrolera de 1974 desencadenó una recesión que arrojó combustible a una sociedad ya inflamada, mientras que Estados Unidos envalentonó a las élites y al ejército para confrontar violentamente a la izquierda en toda la región. Al final, un golpe militar depuso a Isabel Perón en 1976.

La vida después de Perón

La consiguiente dictadura militar de 1976-1983 renovó los sueños de un mundo sin populismo. Era una fantasía arraigada en la sociología funcionalista, que consideraba el apego de las masas al líder como un desvío del comportamiento político normal. En un documento que justifica las violaciones de los derechos humanos, la dictadura las explicó como un método “temporal” necesario para terminar con la “influencia económica excesiva de los sindicatos en la vida política”, antes de regresar a una democracia purificada, que esperaban lograr en unas pocas décadas. Su misión se truncó en 1983 después de la derrota en la Guerra de las Malvinas, la crisis de la deuda regional y, nuevamente, un movimiento de sindicatos y organizaciones de derechos humanos que ofrecieron una fuerte resistencia a la maldición gemela de la liberalización y la represión.

Una idea significativa de libertad surgió de esos años. Mientras que la revolución de Reagan y Thatcher defendió los derechos humanos como el ejercicio individual de los deberes políticos y la libertad económica en el mundo anglosajón, la lucha contra la dictadura en Argentina reprodujo un consenso en torno a un “complejo de derechos humanos y sociales”. La experiencia del estado terrorista, con miles de asesinados, torturados y desaparecidos, llevaron a una mayor apreciación de las instituciones democráticas, cuya misión se percibía como la realización de una idea de libertad que solo podía cumplirse colectivamente. En 1983, el moderado líder Raúl Alfonsín se convirtió en el primer presidente democrático después de la dictadura. Derrotó al candidato peronista con un eslogan verdaderamente populista que resumía el nuevo momento: “Con la democracia se come, se cura, y se educa”.

Durante las casi cuatro décadas transcurridas desde entonces, el colapso del estado de bienestar fue una empresa violenta. La pérdida masiva de empleos, valores y libertades se ha justificado con una retórica de culpar a las víctimas por su apego atávico a los empleos estables como la causa de las deficiencias del país. Incluso algunos peronistas adoptaron la nueva jerga. El peronista Carlos Menem marcó el comienzo de la década de las reformas neoliberales en 1989, desmantelando los derechos y las regulaciones promulgadas por su propio partido cuatro décadas antes y abriendo un proceso de privatización masiva de empresas públicas. Si bien Menem pudo cooptar sindicatos, la resistencia a su gobierno creció en torno a nuevas formas de organización social, relacionadas con los desempleados o los beneficiarios de los planes del gobierno.

Kirchner y más allá

Los 12 años de Néstor y Cristina Kirchner, de 2003 a 2015, mostraron el potencial y los límites de la nueva reencarnación peronista. Los kirchneristas vinieron de la periferia del partido peronista; en los primeros años de su administración incluso consideraron abandonar el partido. Representaban una tendencia común de la Marea Rosa en América Latina que consideraba inviable cambiar radicalmente la “reprimarización”, o la renovada dependencia de las exportaciones agrícolas y mineras de la economía mientras el país disfrutaba de los beneficios monetarios del neo-extractivismo y de la demanda creciente de China.

Los Kirchner adoptaron en cambio una creencia populista en el bienestar colectivo, ahora expresada en relación con una base social fragmentada que ya no era hegemonizada por los trabajadores y los trabajadores organizados. Utilizaron las ganancias del auge de los productos básicos para extender los beneficios a los desempleados, crearon programas de asistencia universal y nacionalizaron los servicios públicos. El desempleo y la desigualdad disminuyeron significativamente durante sus tres períodos combinados. Sobre todo, tenían un sexto sentido populista para detectar las demandas de los grupos vulnerables y transformarlas en derechos y políticas, desde la igualdad de género hasta una apreciación del legado indígena en una nación donde la mayoría de las personas se perciben a sí mismas como blancas. No es una revolución, pero es un alivio para el sufrimiento. Como argumenta María Esperanza Casullo en su libro ¿Por qué funciona el populismo?, las narrativas populistas también ayudan a encontrar caminos para “transformaciones rápidas, posibles y decisivas”, invitando a las personas a “participar en un emprendimiento épico”.

La retórica de Macri desde 2015 fue una reacción brutal contra estas reformas modestas pero razonables. Fue el primer y único presidente democrático que intentó deshacer el pacto democrático erigido en 1983. Su administración rechazó en su mayoría los juicios contra las violaciones de derechos humanos cometidas durante la dictadura, argumentó que los pobres aprovecharon los beneficios sociales, limitaron los derechos de los ciudadanos ante las fuerzas de seguridad, y buscaron limitar los beneficios de los inmigrantes indocumentados.

Los ideólogos de derecha (identificados como portadores de una forma de liberalismo obamista) incluso inventaron un término para referirse a la política de los pobres: choriplanero, un neologismo hecho de chori, un diminutivo familiar de un sánguche de choripán, y planero, un término que denota a esos que reciben planes (beneficios sociales) del gobierno. Insistieron en que los pobres que apoyaban el peronismo, o los sindicatos, o los activistas indígenas, o cualquier cambio enérgico en su situación, estaban actuando por una hambre que les anulaba el cerebro.

La retórica no se refería al peronismo como partido político. Macri se postuló para la reelección en 2019 con un compañero peronista, pero hizo campaña con la idea de que el populismo había restringido la libertad económica. Los jóvenes cuadros de su administración usaron palabras de moda como “emprendimiento” y “oportunidades” para reemplazar los beneficios sociales y romper el poder de las organizaciones más sensibles a las presiones de los trabajadores y los pobres. El final de los cuatro años de desregulaciones de Macri reveló un tejido social fracturado, con relativa prosperidad para aquellos conectados con el sector comercializable, desde el corredor de la soja hasta el turismo y algunos servicios financieros, todos desconectados de las decenas de millones condenados a la periferia de la economía, el trabajo y el consumo. Alrededor del 41 por ciento de las personas viven por debajo del umbral de pobreza, incluidos seis de cada diez niños, mientras que la inflación alcanza el 55 por ciento y el desempleo alcanza el 10 por ciento.

El resurgimiento del peronismo

El populismo democrático ha sido una alternativa consistente frente a la violencia liberal y de derecha contra los pobres. Los analistas de todo el mundo usan en exceso el término “populismo” para cualquier tipo de movimiento antiliberal, desestimando la visión que estos movimientos presentan en América Latina. Pero los dirigentes liberales y de la derecha tienen una comprensión más clara del populismo: es su enemigo. Y Argentina es, nuevamente, un símbolo de esa amenaza. En 2018, cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le preguntó a su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, cómo podía ayudar a Brasil, Bolsonaro no dudó: apoyar a Macri “para que el populismo no regrese a la Argentina”. En la izquierda estadounidense, pocos percibieron su terreno común con la tradición populista regional. La excepción es Alexandria Ocasio-Cortez, quien una vez convirtió la “acusación” de Trump de que se parecía a Evita en una oportunidad para tuitear los discursos y escritos de Eva Perón sobre la justicia social y la acción colectiva contra el poder económico.

Las persistentes movilizaciones en Chile han llevado a los analistas a argumentar que allí también es el momento del populismo, esta vez para salvar la democracia. Como el periodista de CNN Daniel Matalama escribió recientemente, en Chile, “el problema es el elitismo, no el populismo”, llamando a los líderes políticos a adoptar un programa populista antes de que un extraño lo haga.

Eso fue lo que hizo Alberto Fernández en Argentina. El nuevo presidente es un subproducto del populismo democrático que ha impregnado la cultura política del país desde 1983. Hoy, Fernández es más populista que peronista. Cubrió su campaña con declaraciones como afirmar que Bob Dylan moldeó su visión del mundo más que Perón. En repetidas ocasiones dijo que su sueño es terminar su mandato en 2023 sin haber cumplido los sueños de Perón, ni los de Kirchner, sino los de Alfonsín. Es el tipo de proyecto reformista que hoy podría detener, frenar o incluso revertir la barbarie social distópica de la liberalización económica. Fernández tiene muy poco margen de error, con una crisis económica, financiera y social que se avecina en el horizonte y una región en llamas. Entonces, de nuevo: los trabajadores argentinos desconocían la revuelta populista que iban a liderar el 17 de octubre de 1945. El futuro de Argentina, como siempre, sigue siendo incierto.

 

Traducción de Pablo Makovsky del sitio de The North American Congress on Latin America (NACLA), una organización independiente y sin fines de lucro fundada en 1966 que trabaja con la visión de un mundo en la que las naciones y los pueblos de Latinoamérica y el Caribe sean libres de la opresión y la injusticia y puedan disfrutar de una relación con los Estados Unidos basada en el respeto mutuo, libres de la subordinación política y económica.

 

Nota bene: Se respetaron todos los hipervínculos de la edición original en inglés que puede leerse acá.

Cámara de Diputados de Santa Fe
Sobre el autor:

Acerca de Ernesto Semán

Buenos Aires, 1969. Escritor y profesor de Historia en la Universidad de Richmond (EEUU). Trabajó como periodista en Página 12 y Clarín y en el 2000 se mudó a Estados Unidos, donde estudió en la Universidad de Nueva York. Su último libro es Ambassadors of the Working Class: Argentina’s International Labor Activists and Cold War […]

Ver más