Hoy, segundo día del Festival Internacional de Poesía de Rosario con mis compañerxs de la Residencia, nos encontramos con la escritora Alejandra Méndez Bujonok que nos recibió con el título “Como si fuera mi primera lluvia. La composición musical y el poema”.

Título que, de entrada, deja muchas líneas desde donde disparar.

Te puede interesar:

La poesía desobediente

La escritora y psicoanalista habla, entre otras, de la palabra como herramienta de revuelta contra el orden establecido

Alejandra nos trajo esta frase “como si fuera mi primera lluvia”, para que podamos enfocarnos en esa primera sensación que se experimenta al escribir el verso inicial de un poema: un sonido, una imagen, una idea que se hace agua, se hace río, se hace vida llena de su propia música.

Todo el encuentro fue un aprendizaje de hacernos de la profundidad de nuestras aguas y este “hacernos” no refiere solo a replantearnos la creación de nuestro Yo poeta, sino también en el sentido de intentar sujetar, sostener nuestra propia voz y ser conscientes de que esta, como el agua, a veces solo sabe discurrir entre las grietas de nuestras manos. Hay que aprender a soltarla y entender, como dice Alejandra, que “el escribir es un asunto de devenir inacabado”.  Nosotros le damos el sonido a esa primera lluvia, a ese primer verso, pero luego por delante nos queda toda la sinfónica de la tormenta.

Hoy aprendimos que la poesía es una composición musical de armonía, ritmo, cadencia, clima y cada parte (palabra, sílaba, acento, silencio) es ese tejido que hace de piel al poema.

Hoy aprendimos la importancia de conocer nuestro tono, ese latido que marca el tiempo en cada verso y que nos da el impulso para movernos hasta la última estrofa.

Hoy aprendimos sobre la respiración de la hoja de papel: como al nadar con las palabras, también debemos enseñarnos a inhalar los sonidos y exhalar ciertos silencios.

Todo eso nos llevamos.

El fin de jornada fue con la lectura de nuestros propios poemas. Con ese temor y, a su vez, entusiasmo de descubrir con tus compañerxs tu tono, tu voz, tu tormenta.

Hoy, llueve en Buenos Aires y escucho nuestra poesía golpear contra mi ventana.

 

conectada
Sobre el autor:

Acerca de Martina Lucas

Soy de CABA, Buenos Aires. Tengo 22 años y estudio Letras y Psicología. Crecí entre bibliotecas y discos de Charly. Me gusta todo lo que implique arte y cultura, pero mi corazón está en la poesía (alabada seas Pizarnick) y en la filosofía. Mi deseo es que el futuro no le niegue a nadie la […]

Ver más