Ésta es una transcripción del Storybord “Isabelita”, emitido el 22 de octubre de 2020 en el programa “Caricias Reperfiladas”, en El Destape Radio. Se rescató, sobre todo, la voz de Tomás Rebord, autor de la columna, pero se dejaron de lado las intervenciones de Cristian Ciminelli y, salvo al final, las de Elisa Sánchez, por lo que se pierden las inflexiones de un discurso oral, entrelazado con otras voces, que hacen a este texto no sólo un análisis de la figura de Isabel Martínez de Perón, que cumplió 90 años el jueves pasado, en su retiro de cuatro décadas en España, sino una intervención crítica e irónica sobre la historia y el presente político argentino. Al momento de emitirse este programa, ya otros dos episodios lo vinculaban, el dedicado a Augusto Vandor y el dedicado a Guillermo Patricio Kelly. Se agregaron al texto transcrito hipervínculos para ayudar a entender el contexto.

—><—

Frondizialfonsin.jpg
De Desconocido – Diario La Nacion, Dominio público, Enlace

Creo que hay una gran injusticia con la historia de Isabelita en la historia argentina. Históricamente es recordada como víctima y monstruo en simultáneo, que en sí mismo parece un oxímoron. Infantilizada, menospreciada pero, insisto, hay una suerte de paradoja en esta lectura, porque es víctima y al mismo tiempo victimaria. Políticamente parece que se exculpa en ella a todos los males de un momento político específico. Y puede que sea todo eso, salvo que no se dice que fue una política argentina. Y fue bastante relevante en realidad, fue la primera mujer presidenta de la historia del mundo, de la humanidad. La primera mujer presidenta de un sistema republicano de gobierno en el mundo.

Te puede interesar:

Ey, doctor Lula

La UNR le dio el doctorado honoris causa a Lula: una proyección de la ciudad en un nuevo horizonte regional.

Hablemos un poco de los orígenes: María Estela Martínez Cartas nació en La Rioja. Cuando muere su padre, a los siete años, la mandan con una familia adoptiva a Buenos Aires.

Acá hay un nudo dramático, porque ella tiene una ruptura con su familia biológica. No se sabe tanto, pero intuyo que los odia, hay algo así como una traición originaria a partir de la cual ella construye su identidad, tanto que tiempo después, cuando ella viaja a Argentina en representación de Perón, la madre la quiere ir a ver –¡claro, la quiere ir a ver ahora, después de que cuando murió el padre se la encajó a alguien en Buenos Aires!– e Isabelita no la recibió.

Ahí hay un primer dato, ella niega su familia biológica. De hecho, el antiperonismo de la época también construyó de ella un relato maquiavélico: “Mirá, niega ver a su madre”. De su familia no recibe a ninguno. También hay después un hermano al que mandan en cana y lo relacionan políticamente. Aparentemente los detesta. Ella estudia en Buenos Aires, se forma en danza, francés y piano, comienza su carrera como bailarina y adopta el nombre artístico de Isabel o Isabelita, ¿saben por qué? Es una referencia a Isabel de Portugal, esposa de Carlos I, que fue emperatriz del sacro imperio Romano-Germánico y reina de España, o sea que cuando Carlos estaba de viaje, era regente Isabel de Portugal. Estamos hablando de una Isabel de 20 años y ella ya elige el nombre de una emperatriz del Sacro Imperio Romano. Ojo con la construcción de sus ambiciones y de su historia. A los 20 inicia una gira con la compañía de danza por América Latina y en ese viaje, en Panamá, conoce a un Perón exiliado, probablemente en el peor momento de su vida, con una notable diferencia de edad, también explotada por medios y oposición para hablar de impureza y otras cosas. De todos modos era heavy la diferencia de edad, hablamos de 60 y 25 años. Y cuando ella lo conoce comienza a funcionar como su secretaria, su mano derecha. De hecho, todo lo que vive a partir de allí con Perón, el exilio en la embajada de Venezuela, ella estaba ahí, bancando los trapos, los tiros (la estadía en Caracas de la pareja fue perturbada por la sublevación militar que derrocó a Marcos Pérez Jiménez, por lo que debieron refugiarse en la embajada de República Dominicana, país gobernado entonces por Rafael Trujillo y al que se trasladaron por separado en 1958. Recién en 1960 partirían hacia España); le tocaron las peores con respecto al compromiso con el proyecto político.

Entramos ya a otra etapa cuando se asientan en España, en Puerta de Hierro. Esto lo hablamos cuando nos referimos a Vandor, así que no voy a ir en profundidad. Pero recuerdan que Perón la manda como delegada personal a la Argentina.

Poder de representación

Existía un contexto de tal enfrentamiento entre los propios sectores del peronismo, que ella era igual a él respecto de su equidistancia; en tanto figura representativa no era como mandar a nadie, no es que Perón decía “Te mando a Patricio Kelly”. Mandaba a Isabel y esto históricamente es re loco, porque es un legado fundacional en gran parte de la figura mítica de Eva Perón. Esta idea de que la pareja, el vínculo romántico del líder estuviese cargado de poder político real. Me interesa esto: no es que Isabel llegaba y era “testimonial”. Ella llegó, con todo lo pendeja e inexperta que se puede ser cuando uno es pendejo e inexperto objetivamente, y tuvo más de 600 reuniones en todo el territorio nacional. Ella venía a Ezeiza y se agarraban a tiros, la seguían los atentados, era un quilombo albergarla porque se agarraban a tiros las facciones donde sea que ella apareciese. Ese era el poder de representación que cargaba del movimiento nacional justicialista.

Vamos a ver ahora la correspondencia de Isabelita ya en territorio nacional, porque ella, aparte, tenía una misión. No es que Perón le dice “Andá a poner la cara”. Le dice Perón: “Andá a destruir el vandorismo”. Entonces, carta de Isabelita a Perón: “Vandor y etcétera han mostrado la hilacha y no hay que darles tregua porque son una basura”. Fijate Isabelita, ¡sin saber qué hacer! Después le dice sobre las elecciones en Mendoza (donde el peronismo fue dividido y perdieron por ir en dos listas separadas): “Hubiera querido brindarte el gobierno de Mendoza, pero pienso que es mejor así. Lo importante en realidad no era el contubernio sino defenestrar para siempre el cáncer del peronismo”. En la historia del peronismo hay un cáncer. Acá hay una paradoja que a mí me interesa señalar: para mí siempre es muy complejo de entender para la gente que jamás militó nada en su vida –que es una cagada que sucede–, pero es mucho más común enfrentarse y tener broncas a título personal con tus propias internas, con las que tenés fricción permanentemente, que incluso con el contrario. Con el contrario en general se da la disputa en marcos en los que se tiene algo así como fair play deportivo. No digo que en todos los casos, pero suelen ser más encarnizadas las internas políticas que los enfrentamientos entre signos ideológicos diferentes. La interna te come la cabeza de una manera que no te lo come el enfrentamiento político con el opositor. Cuando conocés a alguien que nunca se metió en política te dice: “Eh, por qué no se juntan todos”. Y es lo más difícil.

Isabel proyecto político

En este viaje conoce a López Rega, que también está en un momento particular de su vida. Era un oficial retirado que estaba flashando un mambo espiritista total, era una cosa full retiro-espiritual-telar-de-la-abundancia, ese mambo; el chabón había sacado un libro de astrología esotérica, se había metido en una logia masónica que era Anael. Esta logia era la que tenía mayor densidad teórica. ¿Saben de dónde sale Triple A? Era una tesis de la logia Anael respecto de la liberación del tercer mundo, postulaba que cuando se unan los tres vértices cósmicos de las tres A del planeta iba a estar liberado el movimiento nacional. Los tres ejes cósmicos de las A eran Asia, África y América. También al interior de la logia Anael era la tesis de que Perón era un conductor cósmico, intergaláctico, estiraba los brazos así porque se conectaba, eran como antenas. López Rega compra eso y convirtió esa AAA en Alianza Anticomunista Argentina.

Y ahí conoce a Isabel, porque Anael se iba a entrevistar con Isabel. López Rega va, de colado, y mete unas intervenciones medio crazies y conecta con Isabel, que le cae bien. Y a partir de ahí se manda y se transforma en su secretario personal y arranca toda la construcción de poder de López Rega en Puerta de Hierro. Mega turbio el vínculo, porque López Rega es quizás la primera persona que apuesta a Isabel como proyecto político en sí mismo, flashea mucho menos con Perón que con Isabel. El tipo estaba muy obsesionado con Eva Perón, tal es así que cuando el cadáver de Evita llega a Puerta de Hierro, López Rega intenta transmitir el espíritu del cadáver de Evita a Isabel. Y esto lo hicieron en una habitación. Si vos eras servicio en Puerta de Hierro capaz que un día abrías una puerta y veías a López Rega pasando el spirit del cadáver de Evita a Isabel Perón. La apuesta de López Rega era esa, transmutar el spirit que viva y empodere a Isabel.

Para que se hagan una idea, Isabel tiene un segundo viaje a Argentina y Perón intentó que cayera en un jueves laborable para que no se junte tanta gente a recibirla y, sin embargo, fueron unas diez lucas de personas a Ezeiza y casi se agarran a tiros también.

¿Por qué quiero hacer énfasis en estas cosas? Porque si ya con el primer viaje no bastó, con el segundo la figura de Isabel no sólo era poderosa en el movimiento, era incuestionable. Isabel Perón no es inocua, da discursos, habla, baja línea; o sea, hay toda una figura de poder real.

Poder doméstico

Después, obviamente, gana la fórmula del Frejuli, gana Cámpora. Para que se den una idea, hay una audio, que es real, de cuando Cámpora gana las elecciones y llama a Perón para contarle y compartir la alegría con el general (éste es un audio que usó Felipe Pigna pero porque nos lo robó, porque cuando vio que Caricias garpa dijo “lo voy a usar antes”, así que, nada, es lo que hay):

“–(Isabel) Muchas gracias doctor, estamos muy contentos. Yo se lo voy a transmitir al general.

“–(Cámpora) Si fuera posible, señora, que yo le pudiera decir unas palabras al general se lo agradecería mucho.

“–(Isabel) A ver un momentito, doctor.

“–(Cámpora) Gracias, señora.

“El momentito se fue transformando en eterno hasta que finalmente del otro lado del teléfono se escuchó aquella voz inconfundible que lamentablemente se nos tornaría tan ‘familiar’.

“–Doctor Cámpora, López Rega le habla…”

(La conversación puede escucharse a partir del minuto 4:08:)

Eso es un ejemplo del poder doméstico… Cámpora, electo presidente, llama a Perón para decirle “¡Eh, ganamos!” y lo atiende Isabel. Y si rompés los huevos te atiende López Rega. Eso es Puerta de Hierro, fijate qué foto del poder doméstico. Cuando gana Cámpora, López Rega asume ya como ministro de Bienestar Social. Tenemos una imagen: Isabel también tuvo una misión diplomática, viajó a la República Popular China y a Corea del Norte donde morfó con Kim Il-Sung.

Obviamente Perón vuelve a la Argentina, no vamos a ahondar en su tercera presidencia y las condiciones estructurales: un gobierno impacificable, básicamente. Una Argentina dividida entre bandas, cargada de violencia política que, uno discutiría, sólo Perón podía resolver y hasta ahí, porque no le estaba resultando sencillo, la violencia estaba totalmente desatada y había asesinatos entre bandas todos los días. Fue el contexto político que le tocaba. Para colmo se muere y le tocó a Isabel Perón.

Isabelita y Kim Il-sung.jpg
De Revista Las Bases, órgano oficial del Movimiento Peronista. – “Las Bases”, nº 45, 7 de junio de 1973., Dominio público, Enlace

Renunciar, nunca

Entonces, vamos de vuelta con este contexto: una Argentina ingobernable le cae en las manos a Isabelita y, contexto aparte, Guerra Fría y Argentina era el único estado del Cono Sur que mantenía un gobierno constitucional democrático, todo el resto estaba en dictaduras. Insisto con la cuestión de la injusticia: Isabel Martínez de Perón asume un gobierno en un contexto de dictadura total en todo el Cono Sur y un estado de ebullición total ingobernable. Me interesa discutir esto: por qué lo hace. Aunque hay muchas formas de discutir esto, lo hace con legitimidad popular, porque es electa con el 60 por ciento de los votos y, así y todo asume, se hace cargo del país, y me interesa esta parte de la “no renuncia” porque va a ser central. Fíjense algunos datos de gestión con el incremento de la violencia: Montoneros pasando a la clandestinidad, todo esto pasa antes; Monte Chingolo pasa antes. Mirabas para un costado y se te subleva medio país, a un gobierno peronista. Entonces, se produce el fin del pacto social producto de la crisis emergente, también la reapertura de paritarias, se sanciona la ley de Contrato de Trabajo (Isabelita sanciona la LCT), estatizaciones masivas de canales de televisión, fue una especie de línea dura para poner orden y unificar; ce congelaron cuotas de viviendas para garantizar la vivienda social, Argentina renueva su estructura sanitaria ingresando a la Organización Mundial de la Salud, monopoliza la comercialización de combustibles –algo que la dictadura derogó inmediatamente–, tiene una de las tasas de desocupación más bajas de la historia argentina –en el período de gobierno de Isabelita. A costa de una gran inflación, que es el problema que conocemos nosotros, escuchá ésta: realizó una reunión de gabinete en la Antártida, aclarando que era territorio argentino, y esto que también me interesa: intercepta armamento destinado a la guerrilla desde Gran Bretaña –los ingleses metiendo armas, qué raro, ¿no? Hablando también de los ingleses: Isabelita tiene una política para con Malvinas que no tuvo casi nadie, para empezar, bombardeó a un buque de investigación británico, el Shackleton, porque estaba invadiendo las aguas argentinas, ¡lo bombardeó! Esto escaló en un conflicto e Isabelita expulsó a la embajada británica de la Argentina, expulsó al embajador: ¡soberanía nacional al palo! El corte nacional era incuestionable en el gobierno de la débil Isabelita que no podía hacer nada.

López Rega renuncia el 11 de junio de 1975 después de que la enorme presión sindical por el Rodrigazo (si comparamos las condiciones de vida de las grandes masas trabajadoras en el Rodrigazo con este momento, ahora estamos reventados). Según dice el historiador (Marcelo) Larraquy, se produce un hecho, el primer paro de la CGT en un gobierno peronista que exige la renuncia de López Rega y parece que él, en un momento estaba violentándola a Isabel diciéndole que salga al balcón a defenderlo, Isabel se niega y dice que le pega un cachetazo. A partir de ahí se pudre todo mal y lo rajan a López Rega.

Y acá está el punto que más me interesa destacar del gobierno de Isabel Perón: su negativa a renunciar cuando todo esto iba escalando, con el contexto del Cono Sur en dictaduras los sectores militares ¿qué dicen? “Renunciá”. Isabel se niega a renunciar. Hay una lectura, con el diario del lunes, por la que no se entiende muy bien qué pasó. Porque hay quienes dicen: estaba Perón y se murió y vino la dictadura. Y hay años en el medio. Y hubo un derrocamiento militar, no hubo una suerte de transición que devino en una dictadura, eso es falso. Los sectores militares instaron a Isabel a renunciar y hay una frase de Isabel: “Renunciar sería convalidar lo que va a venir después”, es una frase de Isabel Perón, ¿se entiende? Ella dice “no pienso renunciar”. Hay un intento de golpe anterior, en 1975, y escuchá esta anécdota de Ruckauf, que creo que tiene el récord de menos palabras en el Senado de la historia Argentina. Ruckauf, el entonces joven ministro de Trabajo recuerda: “Esa tarde estábamos con la presidente varios ministros, Antonio Cafiero, Federico Robledo, Tomás Botero, creo que Lorenzo Miguel y algunos más. Cerca el edecán militar con el teléfono diciendo que hablaba con Capellini, golpe de estado del 75, intento de golpe de estado. Isabel me miró y dijo ‘Atiéndalo usted, dígale que esta presidenta no acepta amenazas ni presiones, y que si quieren bombardear que lo hagan nomás, de acá me van a sacar muerta’”. Isabel Perón.

¿Qué le empiezan a hacer? Avanzada judicial: inventan un causa con la Cruzada de la Solidaridad para decir que era corrupta, ¿suena conocido? Bueno, todo lo mismo hasta llegar al golpe de estado de 1976. Y no renuncia un carajo, esto me interesa dejarlo claro: “renunciar es convalidar lo que viene”. A Isabel Perón la interceptan en un helicóptero, le ponen un cañón en la frente y le dicen “Estás presa”. Ella pregunta si la iban a fusilar. Y no, le dicen, el gobierno militar va a decidir. Pero esa es la postura del último gobierno democrático argentino: un arma en la frente de Isabel Perón y ella preguntando si pensaban fusilarla. Entonces, eso es muy distinto a decir “Murió Perón y entonces la joven inexperta, etcétera”.

Ahora, para bien o para mal gobernó, y lo que digo es: tengamos la decencia de dotarla de la entidad que merece la primera presidenta mujer en la historia del mundo para estar en desacuerdo con ella. Isabel Perón fue la primera presa de la dictadura militar de 1976. Estuvo cinco años presa, con el aditivo de que sigue viva. Es alguien que es tan neurálgica para la historia nacional que si quisiera hablar tiene de todo para decir. Y no habló más.

Había un proyecto de El Altar de la Patria donde descansarían los restos de Eva Perón, Juan Domingo Perón, todos los próceres nacionales, José de San Martín, Juan Manuel de Rosas, Hipólito Yrigoyen, Facundo Quiroga, el monumento al altar de la patria, algo que, entre otros, quería reflotar López Rega, ¿eh? Iba a estar ahí en Recoleta, iba a ser un monumento gigantesco que se iba a ver de todas partes.

[Intervención de Elisa Sánchez]–Quiero decir algo con respecto a esto y es algo también para repensar las figuras históricas: no juzgarlas respecto de nuestros ideales sino de lo que estuvo antes y lo que vino después, lo que había cerca en Latinoamérica, no compararlas con nuestro ideal de democracia y república, sino en su contexto.

Esta foto de Isabelita en la CGT fue el 10 de marzo de 1976 [catorce días antes del golpe]: fijate si se la ve con ánimos de claudicar, en ese contexto Lorenzo Miguel le dijo: “La CGT te va a bancar”.
De Cichero, César – https://www.bellasartes.gob.ar/coleccion/obra/11829/ Dominio público, Enlace

 

sta fe Salud
Sobre el autor:

Acerca de Tomás Rebord

Se recibió de abogado en 2018 en la Universidad de Buenos Aires. Conduce uno de los programas más escuchados entre la audiencia juvenil, Caricias Reperfiladas, en El Destape Radio. Colaboró en Panamá Revista. Está en Twitter y otra red social.

Ver más