Si bien muchas cosas salieron mal en la respuesta estadounidense a la pandemia, dos cosas importantes salieron bien: los científicos desarrollaron una vacuna y los estadounidenses más viejos se la aplicaron. El 76 por ciento de los estadounidenses entre 50 y 64 años recibieron al menos una dosis, según el seguimiento de vacunas de Clínica Mayo. Entre los 65 y los 74, es el 91 por ciento, y entre los mayores de 75 es el 87. (Un número un poco menor recibió una vacuna completa de dos dosis). Los estados demócratas estuvieron un poco más comprometidos y los republicanos, un poco menos, pero las diferencias regionales entre los estadounidenses mayores no fueron tan grandes. Incluso en la intensamente republicana Carolina del Sur, el 93 por ciento de las personas mayores recibieron al menos una dosis. En Nebraska, la recibió el 95 por ciento, y las cifras en Idaho y Florida son 90 por ciento y 98 por ciento, respectivamente. No hubo una campaña masiva para combatir la desinformación entre los ancianos, ni una conversión detectable de personas mayores anti-vacunas en liberales a favor de la ciencia. “Tienen las mismas preocupaciones sobre la vacuna, pero cuando calcularon el riesgo-beneficio, fue muy claro para ellos que los riesgos eran muy severos”, me dijo Mollyann Brodie, quien realiza encuestas de opinión pública sobre la pandemia para la Kaiser Family Foundation. Hay una oscura ironía en esto. Durante meses, los presentadores de televisión conservadores acribillaron a una audiencia en su mayoría de la tercera edad acerca de la campaña de la vacuna como una locura: Tucker Carlson (uno de los más recalcitrantes anfitriones de la cadena Fox) arrugó la cara y escupió el nombre “Fauci” (por Anthony Fauci, inmunólogo, asesor presidencial y director del Instituto Estadounidense de Alergia e Infecciones Contagiosas –Niaid, por su sigla en inglés–) con la amenaza del Antiguo Testamento; un ex reportero renegado del Times llamado Alex Berenson hizo cascabelear estadísticas a un ritmo diseñado para la estupefacción. A pesar de todo, esta audiencia mayor sintonizó con lealtad a la campaña; desde sillones en Idaho y Carolina del Sur, mientras ya estaban completamente vacunados: sus células muestran una pieza de proteína reveladora, tienen anticuerpos formados y listos. No se tomaron las campañas televisivas ni literalmente ni en serio; entendieron que es sólo un espectáculo.

La vacunación ampliamente efectiva de los estadounidenses mayores y la vacunación vergonzosamente ineficaz de todos los demás, así como la variante Delta altamente contagiosa ha ganado en la guerra de microbios, ha dado a la pandemia su incertidumbre actual: los casos están aumentando drásticamente, pero las muertes no. Una de las razones de esta extraña situación es la alta concentración del riesgo de muerte por coronavirus entre las personas mayores, la mayoría de las cuales ahora están vacunadas. Al comienzo de la pandemia, Andrew Levin, economista de Dartmouth, había calculado el riesgo de mortalidad por Covid-19 por edad (originalmente usó datos de Corea del Sur, Islandia, Suecia y Nueva Zelanda, porque eran los primeros disponibles), y creó tablas que todavía utilizan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Por teléfono, recién regresado de una audiencia en el Congreso, me leyó los números: a la edad de 30, se podía esperar que uno de cada 5 mil estadounidenses infectados y no vacunados muriera; a los 40, uno entre 1.500; a los 70, uno de cada 40; a los 80, casi uno de cada 10, cerca de 500 veces el riesgo de mortalidad de una persona de treinta años. Vacunar a los ancianos era la profilaxis esencial: mantenía a los vulnerables a salvo y les daba a todos los demás un poco más de libertad. A pedido mío, Levin calculó y estimó que, aunque solo la mitad de los estadounidenses en total fueron completamente vacunados, esas vacunas (concentradas entre los más vulnerables) redujeron la tasa de mortalidad por infección en aproximadamente un 75 por ciento. William Hanage, epidemiólogo de Harvard, me dijo: “La relación entre los casos y los resultados, ya sean hospitalizaciones o muertes, se ha modificado. Ya no es lo mismo “.

Te puede interesar:

La tercera forma

"El lector de ensayo quiere ver otra vez la escenificación del pensamiento", dice el escritor santafesino Francisco Bitar en esta conversación en la que se refiere a su producción en pandemia.

Descenso

Esto es lo que hizo que todo el mundo se sintiera bastante optimista al comienzo del verano (junio y julio reciente). A medida que la variante Delta fue extendiéndose, la relación entre el virus y las enfermedades más graves es diferente de la que existía en el pasado. Desde mediados de junio, el promedio de siete días de casos nuevos en los Estados Unidos aumentó en un 550 por ciento, de unos 14 mil a unos 77 mil. Pero el número de muertes es casi exactamente el mismo. A mediados de junio, el promedio móvil nacional de 7 días de muertes diarias era de 350. El viernes era 301. (Ese nivel, según la Kaiser Family Foundation, significa que el Covid es ahora solo la séptima causa principal de muerte, muy por debajo de las enfermedades cardíacas y el cáncer y también por debajo de los accidentes, los derrames cerebrales, las enfermedades respiratorias y el Alzheimer, y justo por encima de la diabetes). La experiencia del Reino Unido, donde la variante Delta ya alcanzó su punto máximo, fue similar. Michael Osterholm, epidemiólogo de la Universidad de Minnesota que formó parte de la Junta Asesora de Covid-19, revisó conmigo los datos del aumento repentino de este verano en el Reino Unido, ordenados por grupo de edad, y los comparó con los del aumento anterior de ese país. Los números de los casos eran aproximadamente los mismos, señaló. ¿Pero las muertes? “Muy abajo; muy, muy abajo”.

Ahora hay noticias que destacan el problema que presenta el número creciente de casos en los que las personas contraen el virus pero no mueren a causa de él. El jueves, el Washington Post publicó una presentación de diapositivas filtrada del CDC que resumía lo que sus científicos habían descubierto sobre la nueva variante: Delta es mucho más contagiosa que las cepas anteriores y conduce a enfermedades más graves. Lo más sorprendente es que las diapositivas del CDC se referían a datos de un brote reciente en el condado de Barnstable, Massachusetts, en el que las personas vacunadas que habían adquirido infecciones irruptivas tenían cargas virales tan altas como las no vacunadas. Este brote fue un caso atípico en algunos aspectos (los hombres representaron el 85 por ciento de los casos, y el 6 por ciento de las personas fueron identificadas como VIH positivas, y los CDC agregaron varias otras advertencias) pero su publicación ayudó a intensificar una debate público sobre si las personas vacunadas podrían transmitir el virus más fácilmente de lo que se pensaba. La presentación de diapositivas no contenía ninguna información nueva sobre las muertes, contra las cuales las vacunas siguen siendo, según muestran los datos, ampliamente protectoras, pero sí hizo foco en la imagen del momento presente, en el que los no vacunados corren un mayor riesgo de contraer enfermedades graves e incluso los vacunados ya no están tan seguros de estar completamente a salvo. “Creo que, dadas las propiedades de Delta, no es arriesgado decir ahora, que la gente va a estar vacunada o infectada”, me dijo Hanage, de Harvard.

Las presiones que vienen con el aumento de casos ya se están sintiendo en ciertas partes del país con poca vacunación: Missouri, Florida, la costa del Golfo. En Luisiana, donde alrededor del treinta y seis por ciento de la población está completamente vacunada, los nuevos casos se han multiplicado por 10 desde principios de junio. El número de niños que reciben tratamiento por Covid-19 en el Children’s Hospital de New Orleans, el único centro pediátrico especializado entre Houston y Atlanta, aumentó de 4 el lunes a 16 el miércoles y a 20 el jueves por la mañana. Con el hospital al borde de su capacidad, Mark Kline, su médico en jefe, me dijo que los niños con enfermedades graves en todo el sur probablemente tendrán que ser enviados a hospitales comunitarios sin mucha experiencia en el tratamiento de enfermedades graves en niños. Le pedí una descripción coloquial de la situación en Children’s. “Estamos llenos hasta el cuello”, dijo Kline. “Vamos a vivir un mundo de dolor”.

Covid prolongado

Además de esta suerte de tensión sistémica, el aumento de casos también requiere diferentes cálculos en torno al riesgo personal. Si los adultos vacunados aún pueden transmitir la enfermedad, eso significa que probablemente comenzarán a comportarse de manera diferente con sus hijos no vacunados y con padres ancianos, para quienes una infección poco frecuente podría ser devastadora. A medida que aumenta el número de estadounidenses infectados, también aumenta el número de los que están en riesgo de lo que se llama Covid prolongado, el patrón de síntomas neurológicos, respiratorios y de otro tipo que parecen persistir en algunos pacientes después de que el virus siguió su curso. Un gran estudio reciente basado en registros del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido sugirió que, entre las personas de mediana edad que habían tenido Covid, el 4,8 por ciento tenía síntomas lo suficientemente debilitantes como para afectar su vida diaria durante doce semanas consecutivas. Ellen Thompson, del King’s College London, una de las autoras principales del estudio, enfatizó la importancia de un Covid prolongado: “El impacto en el trabajo, la educación y la paternidad es un gran problema”.

Después de las vacunas, y después de la variante Delta, el Covid es de alguna manera una enfermedad diferente de las versiones anteriores. O, al menos, tiene características distintas. Incluso las personas que estudiaron cuidadosamente sus propios riesgos al principio de la pandemia y decidieron en qué tareas se sentían cómodas y en cuáles no, ahora tienen que volver a calibrar los diferentes riesgos, cuyas dimensiones aún no se conocen por completo. No solo se siente diferente; es diferente. Osterholm, de la Universidad de Minnesota, dijo: “Esta semana se prestó mucha atención a la transmisión, lo cual es importante. Pero eso no debe confundirse con el increíble impacto que están teniendo estas vacunas, incluso en una situación de aumento repentino. Es posible que los casos estén aumentando, pero no se pueden descartar los cambios drásticos en el número de muertes”. Osterholm señaló que, si el patrón estadounidense sigue a lo que sucedió en Reino Unido, atravesaremos el pico del aumento del Delta en tres a cinco semanas, aproximadamente, para el Día del Trabajo (6 de septiembre). Para entonces, deberíamos saber con certeza si la relación asimétrica entre casos y muertes se mantuvo. En ese momento, tal vez, podamos volver a respirar un poco más tranquilos.

No todos los aspectos de esta pandemia se basaron en decisiones humanas. Aún así, es interesante cuánto del particular patrón de vacunación contra Covid-19 en los EEUU predijo la situación actual. Nos mantuvimos atentos al riesgo de los vulnerables y muchas menos personas están muriendo; Fuimos poco estrictos a la hora de proteger a los sanos. Como resultado, una enfermedad que podría haberse confinado mejor ahora amenaza con convertirse en endémica. En este sentido, “teníamos el mejor regalo médico y lo tiramos por la ventana”, dijo Howard Markel, historiador médico de la Universidad de Michigan. Pero podría tener sentido pensar en la resistencia a las vacunas caracterizada no tanto por la división política republicanos-demócratas sino como un nivel deprimente en el interés propio. La historia del Covid en los EEUU es algo así: primero, en 2020, murieron más de 300 mil personas. Luego, las vacunas estuvieron disponibles. Aquellos cuya edad los hacía altamente vulnerables, en su mayoría, recibieron la vacuna. Una gran parte de los que no eran tan vulnerables (para quienes el beneficio de recibir la vacuna habría sido principalmente proteger a otras personas) no se la aplicaron. Las advertencias son muchas, pero por ahora parece que el efecto de este interés propio es la pandemia que vemos ahora: el sufrimiento abunda, pero al menos no de la misma manera que antes, la manera de la muerte.

 

Nota bene: se respetaron todos los hipervínculos de la edición original en inglés. Se agregaron entre paréntesis aclaraciones a referencias y nombres dados por sobrentendidos para el lector estadounidense. Traducción y edición de Pablo Makovsky. Publicado en la revista The New Yorker el sábado pasado.

mamografia
Sobre el autor:

Acerca de Benjamin Wallace-Wells

Comenzó a colaborar con The New Yorker en 2006 y se unió a la revista como redactor en 2015. Escribe sobre la política y la sociedad estadounidense. Anteriormente escribió para la revista New York, Times Magazine y Rolling Stone. Su trabajo fue recopilado en The Best American Political Writing, entre otras antologías, y es ex […]

Ver más