El 15 y 16 de marzo, en la Facultad Humanidades y Artes (Entre Ríos 758), se realizará Gritos desgarraduras rapaces. Poéticas feministas, el segundo encuentro que hace foco en las producciones de un grupo de poetas asignadas mujeres, aunque hay entre sus participantes quienes no se reconocen con esa identidad biopolítica.  El evento contará con mesas de lecturas poéticas, feria editorial, paneles y clínica de poesía. La actividad es abierta y gratuita. Durante las jornadas, poetas de todo el país compartirán sus lecturas y dialogarán sobre su producción.

“El género, entendido como uno de los efectos más sofisticados del poder, será una de las líneas de reflexión que resuene en este agrupamiento pero no la única”, dicen las organizadoras Rosana Guardalá Durán y Eugenia Straccali. La actividad es también organizada por el Centro de Teoría y Crítica  de la UNLP y docentes de la Cátedra de Análisis del Texto-PAC de Humanidades y Artes de la UNR. En esta oportunidad, tomaron el desafío de invitar a veinticuatro poetas que aceptaron con entusiasmo la propuesta.

Te puede interesar:

La biblioteca situada

La Biblioteca Argentina actualizó sus colecciones con libros de ensayo y teorías feministas, además de obras literarias que recogen la narrativa y poesía de mujeres y disidencias

Eugenia fue la mentora del primer encuentro que se desarrolló el año pasado en La Plata, ciudad donde vive. Ella es poeta, docente, reciente editora y actriz. Rosana Guardalá Durán es docente rosarina y escritora, que después de su participación en ese primer encuentro, se sintió movilizada y emocionada. Rosana solo había ido a escuchar y a acompañar a Gabby De Cicco a su lectura. Fue así, como este dúo, pensó en trasladar el encuentro a otra ciudad, como es Rosario. “En la emoción de quienes participamos, comenzamos a soñar con desperdigar el encuentro, en el que una vez más, la poesía mostró su potencia creadora y la capacidad de encontrarse, pero esta vez, en nuestra ciudad”, mencionó Rosana.

Creen que ser mujer es una ficción contingente, una matriz de inteligibilidad dominante que las asigna territorios, coordenadas de legalidad dentro de las cuales se mueven y viven. Sin embargo, eso no quita que dicha identidad pueda ser utilizada cuando el contexto político así lo requiera. Les parece vital, por estos días, leer, escribir, compartir la poesía, un hacer, un crear en el mundo.

“Que este encuentro sea un ámbito posible para que –desde la escritura diversa y la voz rapaz– el gesto poético se torne político y el germen de la resistencia estalle en el núcleo del poder”, afirman.

¿Por qué Gritos Desgarraduras Rapaces?

Para las organizadoras, hay  un gesto político de su parte, un giro que provoca un estallido en los modos de nombrar, de etiquetar, de encorsetar del mundo académico.

“Siguiendo con la idea de que la lírica subvierte discursos institucionalizados, tomamos los libros de poemas de la escritora egipcia Joyce Mansour. Los versos de estos tres poemarios se construyen mediante articulaciones biográficas cuyo carácter convulso es la causa de la sensación de sacudida que suscitan”, cuentan.

Para ellas Gritos es la voz que se animaliza, perfora el tejido de los sentidos socialmente distribuidos y jerarquizados en un aullido incontenible, desbordante; generacional (en el caso de los beats) o genérico (Mansour), el grito está siempre a punto de decir algo, o mejor dicho lo dice en tiempo futuro, porque en el presente no hay gramática que pueda sostener la intensidad poética que atraviesa estos cuerpos, estas voces. En cuanto a Desgarraduras dicen Mansour ingresa en el campo literario francés de mediados de siglo ‘con los ovarios’, y su poesía, material, visceral, incluso, evidencia una serie de desgarraduras cuyas cicatrices son siempre imperfectas y deben recomenzar de nuevo, y que vuelven inocultable el cuerpo, el cuerpo femenino, el cuerpo deseante. Por último, Rapaces dado que la rapacidad, el robo, la rapiña, desterritorializan las figuras de la mujer como sujetos pasivos, estables y estabilizados (en el peor de los sentidos), cuyos deseos y movimientos estarían encauzados y serían predecibles; la rapacidad inaugura por el contrario una geografía y una política nómades e imprevistas, transgresoras y mutantes, propiamente incodificables.

Actividades del encuentro

El año pasado hubo mesas de lecturas, clínica de poesía y presentación de libros. Pero este año redoblaron la apuesta, y en lugar de una, serán dos jornadas completas llenas de literatura y feminismo.

Entre las actividades, habrá mesa de lecturas; panel sobre literatura y feminismo con Laura Klein y Tununa Mercado; presentación libros de poesía de las Editoriales: Hilos, La Gran Nilson, Baltasara Editora y Prueba de Galera; clínica de poesía a cargo de Gabby de Cicco; y la lectura de cierre a cargo de Diana Bellessi.

De las mesas de lecturas estarán participando las poetas Mariela Laudecina, María Urrutia, María Malusardi, Carolina Massola, Alejandra Mendez Bujonok, Dolores Etchecopar, María Mascheroni, Silvia Guerra, Sonia Scarabelli, María Casiraghi, Paula Jiménez España, Gabriela Franco, Mónica Tracey, Beatriz Vignoli, Valeria Cervero, Laura Klein, Rosario Andrada, Claudia Masin, Gabby de Cicco, Silvia Mellado, Silvia Castro, Alejandra Correa, Liliana Ponce, Julia Magistrati y Lidia Fernandez Budelli.

mamografia
Sobre el autor:

Acerca de Paula Turina

Es Comunicadora Social, egresada de la Universidad Nacional de Rosario. Adscripta en la cátedra de Periodismo Digital. Asiste al taller literario “Alma Maritano” coordinado por el escritor Pablo Colacrai. Algunos de sus cuentos trabajados en ese taller se publicaron en la contratapa del suplemento Rosario 12 de Página 12. Participó en la antología “Yo quería ser manzana”coordinado por la escritora Maia Morosano. […]

Ver más