Se desmadró en todos lados en 2019. Los haitianos se rebelan contra un sistema político corrupto y su presidente Jovenel Moïse, a quien muchos ven como un títere cleptócrata de Estados Unidos. En Ecuador, las grandes manifestaciones públicas obligaron al presidente Lenín Moreno a dar marcha atrás en su paquete neoliberal respaldado por el FMI que habría reducido drásticamente el gasto público y aumentado los precios del transporte (FAIR.org, 23/10/19).

Mientras tanto, la popular frustración chilena con la administración conservadora de Piñera se convirtió en protestas masivas que se encontraron de inmediato con la fuerza represiva. “Estamos en guerra”, anunció el presidente Sebastián Piñera, haciéndose eco de la famosa frase del ex dictador fascista Augusto Pinochet. Piñera afirmó que los responsables de resistirlo violentamente “iban a pagar sus acciones” cuando ordenó el avance de los tanques a través de Santiago. (Ver FAIR.org, 23/10/19.)

Te puede interesar:

El documental que le infla el precio a Cambridge Analytica

El autor, un experimentado dirigente civil, desconfía del poder de las campañas con datos y cuestiona el candor del film de Netflix "Nada es privado".

Enormes manifestaciones antigubernamentales aún en curso también están afectando a Líbano, Cataluña y el Reino Unido.

Sin embargo, las acciones que han recibido la mayor atención en los medios corporativos son las de Hong Kong, donde las manifestaciones estallaron en respuesta a un acuerdo de extradición propuesto con el gobierno central chino que los opositores consideraron que socavaría las libertades civiles y el estatus semiautónomo de Hong Kong. Una búsqueda de “protestas en Hong Kong” el 25 de octubre de 2019, arroja 282 respuestas en el último mes en el New York Times, por ejemplo, en comparación con 20 para “protestas en Chile”, 43 para Ecuador y 16 para Haití. La cobertura desigual es aún más pronunciada en Fox News, donde hubo 70 resultados para Hong Kong durante el mismo período y cuatro, dos y tres para Chile, Ecuador y Haití, respectivamente.

Esta disparidad no puede explicarse debido al tamaño o importancia de las protestas, el número de víctimas o la respuesta de las autoridades. Dieciocho personas murieron durante las protestas en curso en Haití, 19 (y en aumento) en Chile, mientras que en Ecuador, los manifestantes capturaron a más de 50 soldados que habían sido enviados cuando Moreno efectivamente declaró la ley marcial. En contraste, nadie ha sido asesinado en Hong Kong, ni se ha llamado al ejército, y Beijing expresó su plena confianza en las autoridades locales para manejar los procedimientos. El gobierno chileno anunció que había arrestado a más de 5.400 personas en solo una semana de protestas, una cifra que duplica el número de detenidos en meses de manifestaciones en Hong Kong (Bloomberg, 10/4/19). Además, las redes sociales han estado inundadas de imágenes y videos de la supresión de las protestas en todo el mundo.

Una forma de entender por qué los medios de comunicación están obsesionados con Hong Kong y menos interesados en los demás es ver quién protesta y por qué.

Víctimas dignas e indignas

Hace más de 30 años, en su libro Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media (en español: Los guardianes de la libertad), Edward Herman y Noam Chomsky desarrollaron su teoría de víctimas dignas versus indignas para explicar por qué los medios corporativos cubren ciertas historias y por qué otras son descartadas. Compararon la cobertura mediática de un solo sacerdote asesinado en un estado enemigo (la Polonia comunista) con los más de 100 mártires religiosos, incluidos algunos ciudadanos estadounidenses, asesinados en estados clientes centroamericanos durante un período de dos décadas. Descubrieron que el New York Times, Time, Newsweek y CBS News no solo dedicaron más cobertura al asesinato del sacerdote, sino que el tono de cobertura fue muy diferente: al cubrir el asesinato del padre Jerzy Popieluszko, los medios expresaron indignación, exigieron justicia y condenando la barbarie del comunismo. Los asesinatos de figuras religiosas en América Central por parte de grupos gubernamentales pro-estadounidenses, por otro lado, fueron reportados de manera práctica, con poca indignación retórica.

En otras palabras, cuando los enemigos oficiales pueden presentarse como malvados y los aliados como víctimas comprensivas, los medios corporativos van a estar muy interesados en la historia. Por el contrario, mostrarán mucho menos entusiasmo por una historia cuando las personas “equivocadas” sean los villanos o las víctimas.

Editoriales

El New York Times publicó tres editoriales sobre Hong Kong (6/10/19, 8/14/19, 10/1/19), cada uno elogiando al “pueblo de mentalidad democrática” que lucha por limitar “el gobierno represivo de los chinos Comunistas”, condenando la respuesta comunista como evidencia del retrasado “paternalismo brutal de ese sistema”, en el que China “equipara la grandeza con el poder y el disenso con la traición”. Hong Kong, por otro lado, gracias a la bendición de haber sido una colonia británica adquirió “una cultura política occidental de democracia, derechos humanos, libertad de expresión y pensamiento independiente” (The Times eligió no publicar ningún editorial sobre las otras protestas).

The Times también ridiculizó la idea de que las “fuerzas extranjeras” (es decir, el gobierno de EEUU) podrían estar influyendo en las protestas, calificándolas de una “patraña gastada” utilizada por el gobierno comunista. Sin embargo, el Fondo Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos invirtió oficialmente más de 22 millones de dólares en “identificar nuevas vías para la democracia y la reforma política en Hong Kong” o China desde 2014. Los editoriales del Times no mencionaron que este financiamiento podría complicar su rechazo de la participación extranjera en las protestas de Hong Kong como una “fake news” (“canard”, en el original).

Sin embargo, los medios de comunicación (por ejemplo, Voice of America, 10/11/19; Miami Herald, 10/9/19; Reuters, 10/9/19) se están tomando en serio la acusación de que las protestas ecuatorianas son, de hecho el resultado de una mente maestra en el extranjero y señalan al presidente Nicolás Maduro de Venezuela, con The Guardian (10/8/19) llegando a describir a los ecuatorianos no como “personas con mentalidad democrática”, sino como “alborotadores”, una etiqueta que no aparece en relación con Hong Kong, excepto como una acusación de funcionarios chinos (por ejemplo, Time, 10/2/19; CNN, 22/10/19), que aparecen casi universalmente condenados en las coberturas como parte de la “represión” (por ejemplo, Vox, 29/08/19; The Guardian, 19/10/19) o la “dictadura” (New York Times, 29/08/19).

En los casos de las protestas menos cubiertas, las personas “equivocadas” protestan y los gobiernos “equivocados” reprimen. Como señaló el Washington Post (14/10/19) sobre Haití: un factor que mantiene a Moïse en el poder es el apoyo de los Estados Unidos. Los funcionarios estadounidenses han sido limitados en sus comentarios públicos sobre las protestas.

Sobre Ecuador, el Departamento de Estado ha sido más comunicativo, emitiendo un respaldo total al paquete de austeridad neoliberal de Moreno: “Estados Unidos apoya los esfuerzos del presidente Moreno y del gobierno de Ecuador para institucionalizar las prácticas democráticas e implementar las reformas económicas necesarias”. Continuaremos trabajando asociados al presidente Moreno en apoyo de la democracia, la prosperidad y la seguridad”.

En otras palabras, no espere editoriales enojados que denuncien estados clientes de Estados Unidos como Haití o Ecuador, o argumentan que la represión del gobierno chileno de su movimiento de protesta muestra la bancarrota moral del capitalismo. De hecho, los medios corporativos (por ejemplo, The Guardian, 10/10/19; CNN, 8/10/19; USA Today, 10/10/19) enfatizaron la violencia de los manifestantes ecuatorianos mientras menospreciaban los de Hong Kong –The New York Times (6 / 30/19) incluso acuñó la frase “no violencia agresiva” para describir las acciones de los manifestantes de Hong Kong, tan ansioso por enmarcar las manifestaciones contra China como indudablemente loables.

Los movimientos de protesta que interesan a los medios corporativos tienen poco que ver con su rectitud o popularidad, y mucho más con quienes están protestando. Si está luchando contra el poder corporativo o la corrupción de un estado cliente de EEUU, no esperen que aparezcan muchas cámaras de televisión; esa revolución rara vez se televisa.

 

Nota bene: se respetaron todos los hipervínculos del texto original (bajo el título “The Revolution Isn’t Being Televised“) en Fair.

Traducción: Pablo Makovsky

Elecciones PASO 2019
Sobre el autor:

Acerca de Alan MacLeod

Alan MacLeod (@AlanRMacLeod) es miembro del Grupo de Medios de la Universidad de Glasgow. Routledge publicó su último libro, Propaganda in the Information Age: Still Manufacturing Consent (Propaganda en la era de la información: todavía fabricando consentimiento), en mayo de 2019.

Ver más