Osvaldo Aguirre

Nació en Colón. Estudió Letras en la Universidad Nacional de Rosario. Es periodista, poeta y escritor. Ha publicado poesía, crónica, novela y ensayo, entre los que destacan: Las vueltas del camino (1992), Al fuego (1994), El General (2000), Ningún nombre (2005), Lengua natal (2007), Tierra en el aire (2010) y Campo Albornoz (2010), y reunió sus tres primeros libros en El campo (2014). Fue editor de la sección Cultura del diario La Capital de Rosario.

Otras historias del autxr

La mujer endemoniada

Fragmento del libro que narra la historia y leyenda de Ágata Galiffi, la "capitana de la mafia" según los diarios de 1930. Una mujer temida y excepcional

El cielo puede esperar

La poesía desacraliza la Historia. A 200 años de la muerte de Belgrano se cumplen 20 del fallecimiento de Aldo Oliva, quien antes de morir publicó "Ese general Belgrano y otros poemas"

Cómo sabe la tierra de la tumba

"Cometierra" –entre el fantástico y el policial–, de Dolores Reyes, fue "la novela" de 2019 y lo seguirá siendo en 2020. "La precariedad de lo que llaman justicia", dice la autora en esta conversación

Las maricas que voltearon al jefe

Historia travesti en Rosario; el comisario que no entendió los tiempos en que vivía. El Código de Faltas, las coimas y la doble moral policial de fines de los 90.

En el camino

Un anticipo de "1864", el libro de Osvaldo Aguirre ganador del premio José Pedroni de poesía

La experiencia del doble

Un alerta de Google disparó la inquietud sobre los homónimos del autor: un criminal, un futbolista, un profesor tejano comparten su nombre propio: se llaman igual y son completamente distintos

La nueva (vieja) mano dura

La socióloga y doctora en Ciencias Sociales de la UBA, Gisela Catanzaro, analiza el giro punitivista y los discursos de odio

Un hombre de ideas avanzadas

Aborto, violencia de género y prostitución, temas de los escritos de Juan Lazarte –médico, docente, conferencista– que adelantan en los 30 y en Rosario la agenda feminista actual

El periodista infame

La historia de Luis María Castellanos, una especie de antítesis de Rodolfo Walsh, es sólo la punta del iceberg de la complicidad general del periodismo con la dictadura